Afecciones culturales y remedios herbolarios

Las afecciones culturales son aquellas que surgen de la interacción relacional entre los seres humanos y de estos con especies animales, vegetales y otras entidades presentes en su medio ambiente, por ejemplo mal de ojo, mal de aire, coraje, susto, caída de mollera, mal de orín, mal de amor, entre otras entidades nosológicas.

El mal de aire se presenta cuando el individuo transita por sitios inadecuados en horas no propicias, por ejemplo; cruces de caminos, cuevas, pozos, cementerios, basureros a cielo abierto, a las 12 del día o de la noche. Cuando se presenta la afección, el paciente percibe que su cuerpo o solo algunas de sus partes se “inflan” o “hinchan” intensamente, pero sin que eso sea visible, se presenta además dolor de cabeza, mareos y sensación de vómito. Para evitarlo se recomienda el uso externo de bulbos de ajo, cuando se adquiere se debe ingerir remedios de estafiate y exponerse a saumerios con hojas de esta planta.

El coraje, puede ser evidente y se exterioriza con expresiones de cólera tanto corporales como verbales, o bien se interioriza y, aparentemente, el individuo no fue afectado, pero pasado el tiempo se pueden presentar dolores intensos en la espalda baja, corazón o sí el afectado tiene otras características puede desencadenar un cuadro diabético, entre otras. Para corregir esta afección, además de las terapias corporales o sobadas, se recomienda boldo, ajenjo, alcachofa e hinojo.

El mal de ojo, le ocurre, sobre todo a los niños pequeños, cuando son “vistos” por un adulto en estado “cálido” (sudoroso), es decir si éste ha trabajado muchas horas bajo el sol o con fuego, se encuentra bajo los efectos del alcohol o drogas, entre otras. La acción de ver al bebé, sin hacer contacto físico con él, le puede causar fiebre, diarrea y otros malestares. Además del uso de plantas medicinales, se acostumbra ponerle al infante una prenda de ropa con las costuras hacia fuera, y algún accesorio de color rojo.

La entidad nosológica cultural denominada susto o espanto se presenta bajo diversas situaciones como puede ser: un accidente, observar un muerto, percibir la presencia de ánimas u otros seres, o cualquier impresión desagradable. El susto o espanto puede generar, sobre todo en niños, aunque no exclusivamente, la separación o fragmentación del alma, por lo que a partir del evento el individuo manifiesta desarreglos emocionales.

Se dice que se cayó la mollera, sobre todo en los niños pequeños, cuando éste recibe una impresión intensa o bien es destetado de manera brusca, entonces se percibe un hundimiento en la parte central de la cabeza y el niño puede presentar diversas afecciones: diarrea, piel reseca, entre otras.

Para el mal de ojo, espanto y caída de mollera, se recomienda remedios y baños de toronjil, junto con cempasúchil, mastranso, hierba del burro, pericón, ruda, estafiate, otros recomiendan la canela, manita y tila.

64 Afecciones culturales y remedios herbolarios

El mal de orín de origen no infeccioso o afecciones recurrentes de las vías urinarias se observa cuando el individuo presenta miedos o preocupaciones recurrentes, sobre todo con respecto a la seguridad propia y de sus seres queridos. Cuando ocurre el mal de orín se percibe ardor al orinar, presencia de sangre en la orina, muchos deseos de orinar, y no se corrige incluso con la ingesta de antibióticos. Se recomienda elemuy, pingüica y pelos de elote.

Mal de amor, esta afección cultural ocurre cuando al individuo, sobre todo del sexo masculino, se le hace un “hechizo de amor” para atraparlo, cuando ocurre el afectado manifiesta no tener apetito, ni deseos de realizar sus actividades cotidianas. Como remedio se usa el cornezuelo o subin che, junto con las hormigas que viven en sus espinas, ingiriéndose la preparación por varios días.

Mal frio o cachan, es una afección que se presenta en mujeres, se caracteriza por pérdida de apetito, hinchazón de vientre, dolor intenso de las articulaciones, picazón de tobillos, dolor de cabeza y sensación de frio. Además de frotaciones, se recomiendan lavados vaginales con una infusión de salvia, cuachalalate y orégano, o de huizache, malva y flor de sábila, a la que se agrega una cucharada de vinagre.

El casihuistle, es un daño generado por una persona que se dice tiene pacto con el demonio, para remediarlo se emplea el saumerio y la hierba del indio, entre otras especies vegetales.

Las afecciones culturales podrían explicarse científicamente, y aunque la causa primera pudiera ser un factor diferente al culturalmente aceptado, estas existen y deben ser consideras, ya que los malestares son reales y las plantas medicinales contribuyen a recuperar la salud corporal y emocional.

En el proyecto El Ahuehuete, herbolaria se impulsa la atención solidaria y no invasiva. Se ofrece consulta y orientación gratuita sin distingo de características raciales, económicas, preferencias ideológicas o sexuales, o cualquier otra particularidad. Se promueve el uso de las microdosis, medicina tradicional indígena y terapia de bio­resonancia, para lograr que el individuo afectado recupere su estado de equilibrio.

Este proyecto se ubica en la Calle Niños Héroes No. 41, Plaza del Vergel, Local 3, Col. Centro, Tequisquiapan, Querétaro. Para mayor información llamar a los teléfonos 442-377-5127 o al 414-107-0194 o escribir a contacto@elahuehuete.com.mx

Por: Joaquín Antonio Quiroz Carranza

Artículo publicado en Tribuna de Querétaro

Semanario de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ)

 

 

Deja un comentario