Guarumbo, para mejorar la calidad de vida de pacientes con diabetes tipo 2

El guarumbo, conocido científicamente como Cecropia obtusifolia, es una especie arbórea oriunda del trópico americano. En México se distribuye naturalmente en la vertiente del Golfo, desde Tamaulipas y San Luis Potosí, hasta Quintana Roo y Yucatán; además de en la vertiente del Pacífico, desde el sur de Sinaloa hasta Chiapas. Es una especie que emerge en claros abiertos en la selva a causa de huracanes, incendios u otros factores, sean naturales o generados por actividades humanas. La dispersión de sus semillas la llevan a cabo diversas especies del único marsupial americano: la zarigüeya (Medellín, 1994).

Si bien es cierto que el guarumbo es una especie abundante, y que algunas actividades antropogénicas crean condiciones para su emergencia, otras restringen los sitios de reproducción, anidamiento y crecimiento de las zarigüeyas (Didelphis sp.), por lo que esas actividades pueden comprometer la pervivencia de las poblaciones naturales de Cecropia obtusifolia a largo plazo y por ende su uso en fitoterapia. Es necesario que el uso de plantas medicinales, para uso humano, conlleve el cuidado y protección de los ambientes naturales y de las relaciones biológicas que hacen posible su dispersión, germinación y polinización.

Aparte de su importancia ecológica y sus relaciones biológicas, el guarumbo es una maravilla natural para mejorar la calidad de vida de personas que padecen la diabetes tipo 2, ya que la ingesta de un extracto acuoso de hojas de Cecropia obtusifolia, tiene efecto hipoglucemiante, es decir reduce la cantidad de glucosa en la sangre. De acuerdo con Revilla-Monsalve y otros, en su artículo publicado en Journal of Ethno-pharmacology (2007) se detectó una reducción significativa de glucosa en pacientes con diabetes tipo 2 después de cuatro semanas de administración del extracto acuoso de guarumbo. La reducción fue significativa y sostenida después de 18 semanas de tratamiento, sin presencia de efecto colaterales. Estos autores concluyen que, los extractos acuosos de guarumbo tienen un efecto hipoglucemiante significativo sin efectos adversos y que la reducción de glucosa no es provocada por la estimulación de la secreción de insulina.

De acuerdo con la información científica revisada, el tratamiento con extracto acuoso de guarumbo de pacientes con diabetes tipo 2 se lleva a cabo mediante la ingesta cotidiana, en forma de agua de uso, de una infusión, con aproximadamente 10 a 13 gramos de hojas deshidratadas de guarumbo en 500 ml de agua, mezcla que debe hervir durante cinco minutos, Esto permitirá crear un extracto acuoso con 2.91 miligramos de ácido clorogénico y 2.4 miligramos de isoorientina. La infusión debe prepararse diariamente y se consume en un periodo de entre 18 y hasta 32 semanas.

De acuerdo con el Dr. Andrade Cetto, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, el ácido clorogénico y la isoorientina, sustancias activas de las hojas de guarumbo, bloquean la liberación hepática de glucosa, por lo que consumidos en infusión a lo largo del día, ayudan a reducir los niveles de glucosa en pacientes con diabetes tipo 2.

Como en todo tratamiento alternativo, los pacientes deben verificar periódicamente sus niveles de glucosa en sangre y los que, además de la diabetes tipo 2, presenten algún otro tipo de padecimiento como presión arterial baja o consuman depresores del sistema nervioso central deben identificar posibles efectos aditivos.

Si bien es cierto que la investigación científica ha demostrado la efectividad del guarumbo en el tratamiento de pacientes con diabetes tipo 2, también lo es el hecho de que cada ser humano posee particularidades específicas, por lo que, el paciente, además de tomar la decisión informada sobre la ingesta de la infusión de Cecropia obtusifolia, debe cuidar su alimentación y no consumir aquellos productos que puedan elevar sus niveles de glucosa.

Las condiciones de crecimiento de las plantas afectan sus procesos fisiológicos y por ende, las concentraciones de sustancias activas útiles en fitoterapia pueden variar. El manejo de la poscosecha, como el secado o deshidratación, si se lleva a cabo con luz solar directa, puede modificar las características de los ingredientes activos, por ello se debe verificar que el material vegetal para consumo terapéutico se encuentre en óptimas condiciones, y particularmente en el guarumbo, las hojas deshidratadas deben presentar un color verde olivo opaco por la parte superior y blanquecino por la inferior, sin manchas de otros colores que denoten la presencia de hongos u otros organismos extraños.

En el proyecto El Ahuehuete, herbolaria se impulsa la atención solidaria y no invasiva. Se ofrece consulta y orientación gratuita sin distingo de características raciales, económicas, preferencias ideológicas o sexuales, o cualquier otra particularidad. Se promueve el uso de las microdosis, medicina tradicional indígena y terapia de bio­resonancia, para lograr que el individuo afectado recupere su estado de equilibrio.

Este proyecto se ubica en la Calle Niños Héroes No. 41, Plaza del Vergel, Local 3, Col. Centro, Tequisquiapan, Querétaro. Para mayor información llamar a los teléfonos 442-377-5127 o al 414-107-0194 o escribir a contacto@elahuehuete.com.mx

Por: Joaquín Antonio Quiroz Carranza

Artículo publicado en Tribuna de Querétaro

Semanario de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ)

 

 

Fuentes documentales

Medellin, R. A. 1994. Seed dispesal of Cecropia obtusifolia by two species of oposums in the Selva Lacandona, Chiapas, México. Biotropica 26 (4):400-407.

Revilla-Monsalve, C.; Andrade C., A. Palomino-Garibay, M.A.; Wiedenfeld, H. E islas-Andrade, S. 2007. Efecto hipoglucemiante de extractos acuosos de Cecropia obtusifolia Bertol en paciente diabéticos tipo 2. Journal of Ethno-pharmacology 111 (3):636-640.

Cecropia obstusifolia Bertol. Atlas de plantas de la medicina tradicional mexicana. http://www.medicinatradicionalmexicana.unam.mx/monografia.php?l=3&t=Guarumbo&id=7649